Blog

Gestión de una piscina sostenible en tiempo de sequía

Ante la emergencia por sequía, la Agencia Catalana del Agua de la Generalitat de Cataluña ha establecido una serie de restricciones de agua en los usos urbanos para municipios en estado de emergencia.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la medida establece un volumen máximo de agua por habitante y día. Los volúmenes totales de agua que ingresen al depósito municipal para el abastecimiento de la población no pueden superar los 200 litros por habitante y día, incluyendo actividades económicas y comerciales. Este valor máximo se reduce a 180 l/hab/día en caso de emergencia II y a 160 l/hab/día en el caso de emergencia III.

Al mismo tiempo, queda prohibido el llenado total o parcial de cualquier tipo de piscina, excepto las de agua de mar que se llenen y vacíen sin conexión a las redes de abastecimiento ni saneamiento.

Es por ello que, como profesionales de la construcción y el mantenimiento de piscinas, la gestión de estos espacios acuáticos durante períodos de sequía presenta desafíos únicos. A continuación, te presentamos algunas acciones clave que pueden ayudarte a gestionar la piscina en tiempos de sequía extrema como la actual:

1. Evaluación de niveles de agua:

Realiza un monitoreo regular de los niveles de agua para asegurar que estén dentro de los parámetros aceptables. Ajusta las operaciones de filtración según sea necesario.

2. Reutilización de agua

Instala sistemas de captación de agua de lluvia para aprovechar cualquier precipitación. Esta agua puede utilizarse para tareas como limpieza y recarga parcial, si las regulaciones lo permiten.

3. Optimización de la filtración

Invierte en sistemas de filtración de alta eficiencia que reduzcan la necesidad de cambios frecuentes de agua, manteniendo la calidad del agua durante más tiempo.

4. Tecnologías de tratamiento avanzado

Implementa tecnologías avanzadas de desinfección y tratamiento del agua, como el ozono o la ultrafiltración, para minimizar la necesidad de llenados frecuentes.

5. Reparación y prevención

Realiza inspecciones periódicas para detectar y reparar posibles fugas, ya que las pérdidas no deseadas pueden acelerar la necesidad de llenado.

6. Tratamiento localizado

Considera aplicar tratamientos de agua solo en las áreas de la piscina que lo necesiten.

7. Educación de usuarios

Educa a los usuarios sobre el uso responsable de la piscina en tiempo de sequía, proporcionando consejos sobre el tiempo de uso y prácticas de limpieza para ahorrar agua.

8. Colaboración con autoridades locales

Mantén una comunicación constante con las autoridades locales para estar al tanto de los cambios en las restricciones de uso de agua y colaborar en soluciones alternativas.

9. Ahorro de agua

Implementa medidas de ahorro de agua, como el uso de cubiertas flotantes para reducir la evaporación y la pérdida de agua.

10. Mantenimiento regular

Realiza mantenimientos regulares en los componentes técnicos de la piscina, como bombas y filtros, para asegurar su funcionamiento óptimo y minimizar la necesidad de llenado.

En conclusión, la gestión adecuada de una piscina durante la sequía implica un enfoque estratégico y responsable. Adoptar prácticas inteligentes, tecnologías avanzadas y colaborar con las autoridades locales permitirá mantener la calidad de tu piscina sin comprometer los recursos hídricos.

Para cualquier duda o aclaración, quedamos a tu disposición.

Equipo Espai Piscines Graf